Cómo cuidar tus prendas de lana

¿Estamos todos de acuerdo con que cuando compramos ropa nueva deseamos que nos dure un largo tiempo? Pues bueno, parte del éxito de mantener una prenda lo más intacta posible es el cuidado que le damos durante y después de usarla. Y no se trata solo de ponerla en la lavadora y dejar que la máquina haga su trabajo. No. Se trata de saber cuidar una prenda de acuerdo a sus características. Por eso, en el blog queremos compartirte las recomendaciones de lavado, secado y conservación de ciertas piezas.

En esta ocasión hablaremos de las prendas de lana, como un par de medias, un saco, una chaqueta o un gorro. La lana es una fibra natural que pasa por varios procesos de transformación para finalmente ser vestible, por eso debemos mantenerla lo mejor posible.

Consejo Nº1: Evita lavar la prenda con frecuencia. Si no es indispensable lavarla, solo pasa un paño húmedo por la superficie.

Consejo Nº2: Lavado

  1. Lavala a mano, es mejor que lo hagas tú mismo. 

  2. NO utilices agua caliente.

  3. Usa detergentes suaves (preferiblemente líquidos) que sean fáciles de retirar.

  4. NO retuerzas la tela para retirar el agua, eso puede estropear el tejido. Elevala y comprime los bordes para que el agua acumulada caiga más rápido.

Consejo Nº3: En caso de manchas, lavala de inmediato para que la sustancia no se asiente en la tela. En caso de que sea una mancha grande, llévala a la lavandería.

Consejo Nº4: Secado

  1. NO cuelgues la prenda en gancho. Por el peso de la lana mojada puede que el tejido ceda y termine tomando una forma que no corresponde a la original. Déjala secar extendida sobre dos cuerdas o sobre una superficie plana.

  2. Otra opción es colocar una toalla debajo de la prenda para que absorba la humedad. Gira la prenda y cambia la toalla cuando sea necesario.

  3. NUNCA pongas la prenda en la secadora. Déjala secar de forma natural al sol. 

Consejo Nº5: La lana NO se plancha.

Consejo Nº6: Dobla tus prendas de lana y guárdalas en cajones, NO las cuelgues.

Consejo Nº7: Siempre limpia la ropa antes de guardarla.
*Nota: Siempre revisa las etiquetas, puede que la prenda haya pasado por algún proceso y los fabricantes te aconsejan cómo debes cuidarla..